Recomendaciones al adquirir un crédito

>> Conoce tu próxima casa da clic AQUI <<
escriturar-tu-casa
Obtener un crédito hipotecario conlleva una responsabilidad que influye directamente en la construccion de un patrimonio, por eso es importante tomar en cuenta diversos aspectos para encontrar el crédito que mejor se adapte a las posibilidades y capacidades de cada uno. Organismos como la Condusef y la Sociedad Hipotecaria Federal orientan sobre las condiciones a tomar en cuenta a la hora de solicitar un crédito.

Toma en cuenta la siguiente información:

1- Revisar que todos los gastos estén respaldados por ingresos en el presupuesto personal y familiar.
2- Ahorrar una proporción de nuestro salario para imprevistos o emergencias.
3- Depositar los ahorros en instituciones bancarias formales y desconfiar de las empresas desconocidas que prometen altos rendimientos.
4- Comparar los intereses que ofrecen los bancos por depositar nuestros ahorros, y los intereses y comisiones (CAT) que nos cobran en tarjetas y créditos.
5- Utilizar la tarjeta de crédito de tal forma que podamos cubrir cada mes el total o la mayor parte del adeudo.
6- Cubrir a tiempo las pólizas de seguro de vida, gastos médicos y automóvil para mantenerlos vigentes.
7- Calcular si podemos afrontar créditos antes de contratarlos.
8- Pagar deudas para mantener limpio nuestro historial crediticio. Buenos antecedentes nos dan acceso a créditos con mayor facilidad y a menores intereses.
9- Cuidar nuestro trabajo, que es la fuente de nuestros ingresos.
10- Practicar el consumo inteligente, es decir, valorar si necesitamos lo que queremos comprar y comparar precios y calidad antes de comprarlo.

Riesgos al obtener un crédito

1- Aceptar un préstamo por una cantidad mayor al dinero que podemos pagar mensualmente, sin considerar nuestro presupuesto familiar.
2- El endeudamiento excesivo puede “amarrar” nuestros ingresos futuros al pago de nuestras deudas, dejándonos poca libertad en su manejo y minimas posibilidades de afrontar imprevistos.
3- Imposibilidad de pagar nuestras deudas por causa de fuerza mayor, haciéndonos acreedores a diversas sanciones e incluso, a la pérdida de nuestras propiedades y nuestra reputación.
4- Incurrir en gastos adicionales, como el pago de abogados, para regularizar nuestra situación.
5- Variaciones en las tasas de interesés, por ejemplo, cuando éstas suben y nuestro préstamo se contrató a tasa de interés variable; de ahí la importancia de seleccionar el préstamo a tasa fija.
 cropped-indoorfb.png